Normativas GMP o BPF: Buenas prácticas de Fabricación para la excelencia en la industria

En el dinámico mundo de la producción industrial, es esencial garantizar la calidad y seguridad de los productos. Para lograrlo, se han establecido las Normativas GMP o BPF (Buenas Prácticas de Fabricación), que son estándares de cumplimiento obligatorio en diferentes sectores, como el cosmético, el farmacéutico o la industria alimentaria, entre otros.

En este artículo, exploraremos qué son las normas GMP o BPF, sus exigencias generales y por qué es crucial tenerlas en cuenta al elegir un proveedor fabricante.

 

Qué son las Normativas GMP o BPF

Las Normativas GMP (Good Manufacturing Practices) o BPF (Buenas Prácticas de Fabricación) son un conjunto de directrices y reglamentos que establecen los estándares de calidad y seguridad en la producción de diferentes productos.

Estas normas tienen como objetivo principal garantizar que los productos sean consistentes en cuanto a calidad, eficacia y seguridad para los consumidores.

 

Exigencias generales de las normas de BPF

Las normas de BPF incluyen una serie de requisitos fundamentales que deben cumplirse durante todo el proceso de fabricación. Algunas de estas exigencias generales son:

 

Personal

Para garantizar una correcta elaboración, es imprescindible contar con un personal altamente capacitado, con las cualificaciones y experiencia adecuadas para desempeñar sus funciones en el proceso de fabricación.

Algunas de las exigencias más importantes relacionadas con el personal incluyen:

  • Definición y registro de tareas: Todas las personas involucradas en el proceso de fabricación deben tener sus tareas definidas y registradas en un procedimiento, evitando lagunas en la aplicación de las normas de fabricación adecuadas.
  • Programas de higiene: Las empresas de elaboración de productos deben establecer programas detallados de higiene adaptados a sus instalaciones y procesos de fabricación.
  • Formación continua: Es fundamental que las empresas mantengan al personal capacitado mediante un plan de formación continua que les permita adaptarse a las nuevas necesidades que puedan surgir en los distintos procesos de fabricación.
  • Independencia del control de calidad: Las personas responsables del control de calidad deben dedicarse exclusivamente a esta función y ser independientes de otros responsables de áreas diferentes para poder ejercer correctamente sus funciones en la verificación de la calidad de los productos.
  • Normas de manipulación: El personal debe conocer y cumplir una amplia variedad de normas relacionadas con la manipulación de alimentos, productos químicos, etc. Estas normas incluyen el uso de ropa adecuada según el proceso, la prohibición de comer, beber, fumar o mascar en las zonas de fabricación, evitar el contacto directo entre las manos y el producto, y el uso correcto de sistemas de lavado y secado de manos, entre otros.

 

Instalaciones y equipos

Los equipos utilizados en el proceso de fabricación deben estar cualificados y calibrados para funcionar correctamente. Además, todos los procesos y procedimientos llevados a cabo en la fabricación, incluyendo la recepción de mercancías, el almacenamiento y la distribución, deben estar validados y documentados adecuadamente.

Algunas exigencias generales relacionadas con las instalaciones y equipos son:

  • Recursos e infraestructuras adecuados: Las empresas de fabricación deben contar con los recursos e infraestructuras necesarios para llevar a cabo una fabricación adecuada de los productos.
  • Ubicación de las instalaciones: Las instalaciones deben estar ubicadas en un entorno apropiado según el proceso de fabricación, minimizando los riesgos de contaminación. Además, se deben implementar medidas estrictas y periódicas de limpieza e higiene para mantener las instalaciones en condiciones adecuadas.
  • Prevención de agentes externos: Los locales o instalaciones utilizados deben estar diseñados de manera que se evite la entrada de agentes externos como animales, insectos o polvo.
  • Espacio de trabajo adecuado: El uso adecuado del espacio de trabajo debe permitir evitar riesgos como la contaminación cruzada, la confusión entre distintos procesos o la ejecución errónea de procedimientos. También se deben establecer zonas restringidas donde el personal no autorizado no pueda acceder, evitando que las áreas de almacenamiento, producción o control de calidad se conviertan en zonas de paso común.
  • Conservación de materias primas y envases: Es fundamental establecer medidas claras para la conservación de materias primas y el uso adecuado de envases y embalajes, tanto en su uso y conservación como en su almacenamiento, ya que forman parte importante del proceso de producción.

 

fabricante productos cosmetica

 

Producción, distribución y almacenamiento

Los procesos de fabricación deben seguir procedimientos claramente definidos y cumplir con las normas de correcta fabricación para asegurar la calidad de los productos.

Algunas exigencias generales en este ámbito son:

  • Personal cualificado: La producción debe ser llevada a cabo y controlada por personal altamente cualificado y competente.
  • Cumplimiento estricto de los protocolos: Todos los procesos de manipulación de productos o materias primas deben adecuarse estrictamente a los protocolos documentados.
  • Etiquetado y almacenamiento adecuados: Los envases y embalajes deben ser tratados según los protocolos y llevar el etiquetado correspondiente para evitar confusiones sobre su contenido. Asimismo, todas las materias primas, productos y envases deben ser almacenados correctamente en condiciones que favorezcan su conservación.
  • Control de la trazabilidad: Durante todo el proceso de fabricación, distribución y almacenamiento, es necesario que los productos, las materias primas y los envases estén debidamente etiquetados para evitar confusiones. Esta rotulación debe ser permanente, evitando que se decolore o difumine su contenido. Además, se debe realizar una inspección del estado de los envases y embalajes durante la recepción o entrega de materiales o productos, registrando correctamente estas inspecciones para controlar la trazabilidad del producto.

 

Documentación

Mantener una documentación adecuada de todos los procesos es fundamental para mantener buenas prácticas de fabricación. Las empresas deben llevar un registro detallado de todos los procedimientos realizados durante la fabricación y contar con documentación que detalle cada uno de los procedimientos llevados a cabo.

Algunas consideraciones sobre la documentación son:

  • Registros claros y específicos: Además de registrar los procesos de planificación de operaciones y ventas, estos registros deben redactarse en un lenguaje claro e inequívoco, y deben ser específicamente aplicables a los recursos y medios de producción disponibles en la empresa.
  • Registros durante el proceso: Los registros deben realizarse durante el proceso de fabricación, ya sea de forma manual o mediante dispositivos electrónicos. Esto permitirá demostrar que todos los procedimientos y procesos definidos se han realizado de manera eficiente y fehaciente, y que la calidad y cantidad de los productos obtenidos cumplen con lo establecido. Cualquier variación significativa debe documentarse y abrir un proceso de investigación para determinar su origen o causa.
  • Mantenimiento de registros accesibles: Los registros que se refieren a la fabricación y distribución de productos, y que permiten conocer la trazabilidad completa de un lote, deben mantenerse completos y accesibles para su consulta. Una buena documentación es fundamental para el sistema de garantía de calidad y seguridad, siendo clave para el cumplimiento de los requisitos de las normas de BPF.

 

Controles de calidad

Los controles de calidad deben intervenir en todas las decisiones que afecten a la calidad del producto durante el proceso de fabricación. Es fundamental que el control de calidad sea independiente de la producción.

Algunas consideraciones sobre los controles de calidad son:

  • Retiro de productos: Las empresas deben tener procedimientos claros sobre la retirada de cualquier producto, ya sea durante la etapa de fabricación, distribución o venta.
  • Gestión de reclamaciones: Las reclamaciones recibidas sobre los productos deben ser estudiadas para tomar las medidas apropiadas y evitar que los defectos se repitan.
  • Función del departamento de control de calidad: El departamento de control de calidad es responsable de verificar el cumplimiento de las normas de buena fabricación dentro de la empresa. Su labor es garantizar la calidad de los productos y asegurar el cumplimiento de los estándares establecidos.

 

Es fundamental que todas estas exigencias generales se cumplan en el proceso de fabricación para garantizar la calidad, seguridad y eficacia de los productos elaborados y cumplir con las normas de buenas prácticas de fabricación.

 

Buenas Prácticas de Fabricación en el Sector Cosmético

En el sector cosmético, las normas de BPF aseguran que los productos sean seguros y cumplan con los requisitos legales y regulatorios. Algunas de las exigencias más importantes para este sector incluyen:

  • Ingredientes y formulación: Los ingredientes utilizados deben ser seguros para su uso previsto y se deben seguir pautas específicas para la formulación de productos cosméticos. Esto incluye la verificación de la pureza de los ingredientes y el uso de concentraciones seguras.
  • Etiquetado y envasado: Los productos cosméticos deben estar correctamente etiquetados con información clara y precisa sobre su contenido, instrucciones de uso y posibles precauciones. Además, los envases deben ser seguros y proteger los productos de la contaminación y deterioro.

 

Por qué tenerlo en cuenta para elegir un proveedor de productos cosméticos

A la hora de elegir un proveedor de productos cosméticos, es fundamental considerar si cumplen con las normas de BPF. Al seleccionar un proveedor que cumpla con estas normativas, se garantiza la calidad y seguridad de los productos que se adquieren. Esto implica una reducción de riesgos, una mayor confianza en los productos y un cumplimiento de las regulaciones legales vigentes.

En resumen, las Normativas GMP o BPF son esenciales para asegurar la calidad, eficacia y seguridad de los productos cosméticos. Al cumplir con estas normas, los fabricantes demuestran su compromiso con la excelencia y la satisfacción del cliente.

Al elegir un proveedor que cumpla con las normativas de BPF, se garantiza una colaboración sólida y confiable que contribuye al éxito y crecimiento de su negocio.

 

La Corberana, fabricante de productos cosméticos acreditados con la ISO 22716 de Buenas Prácticas de Fabricación.

En La Corberana, somos un destacado fabricante de productos cosméticos y de limpieza, comprometidos con la calidad y la excelencia en nuestra producción. Nos enorgullece contar con la acreditación ISO 22716 de Buenas Prácticas de Fabricación, lo que demuestra nuestro compromiso con la seguridad, la calidad y la eficacia de nuestros productos.

La norma ISO 22716 es un reconocimiento internacional que certifica que cumplimos con los estándares más exigentes en la fabricación de productos cosméticos. Esto implica un riguroso control en cada etapa de nuestro proceso, desde la selección de materias primas de calidad hasta el envasado final. Nuestro equipo altamente capacitado se dedica exclusivamente al control de calidad y está comprometido con la mejora continua y la innovación.

La acreditación ISO 22716 refleja nuestro compromiso con la satisfacción de nuestros clientes y nuestra preocupación por ofrecer productos seguros y confiables. Al elegir nuestros productos, nuestros clientes tienen la garantía de que están adquiriendo cosméticos elaborados bajo los más altos estándares de calidad.

 

CONTACTA CON NOSOTROS

Compartir en redes sociales
ENTRADAS RELACIONADAS
All articles loaded
No more articles to load
Ir al contenido